Osteopatía pediátrica

Para mí la osteopatía pediátrica es algo esencial a promover ya que es en el periodo de la infancia cuando estamos más a tiempo de evitar que las cosas entren en la estructura cambiando las configuraciones originales del cuerpo y alterando sus funciones. El bebé y el niño son uno de los verdaderos campos de trabajo preventivo en nuestra profesión.

Cuando hablo aquí de trabajo preventivo, no tienes por qué imaginarte que es un trabajo para el futuro… Es TAMBIÉN un trabajo para el futuro, pero con acciones en el presente. Cada fase que atraviesa un niño a nivel de crecimiento, a nivel motor, a nivel de desarrollo cognitivo y psicológico, y a nivel de desarrollo social (hay una cronología) supone un peldaño. Cada una de estas plataformas, sirve de apoyo para la siguiente. Además de un entorno afectivo y nutricional óptimos y esenciales, hay otras cosas importantes. Si un niño tiene capacidad de moverse y crecer dentro de una forma lo más simétrica posible y todos sus reflejos primitivos se dan correctamente, hay más números que estos se integren bien y establezca unos buenos reflejos posturales que le permitan una buena elaboración de los patrones del volteo, el reptado, el gateo y más adelante la marcha, o el descubrimiento de la línea media y la coordinación mano-boca.

La mayor simetría y cadencia en estas fases, a su vez, le proporciona una base firme en la que empezar a fijar correctamente sus ojos para empezar a ver letras, números, poder sujetar un lápiz para pintar con la hoja en una buena posición etc.

También la infancia y la adolescencia son los momentos de mayor desarrollo en el cerebro, se hacen el mayor número de conexiones y se seleccionan las mismas al máximo. Haciendo especialmente importante estas etapas también para el desarrollo del sistema nervioso central. La niñez además, es una etapa pre-consciente, así que el cuerpo adquiere un rol esencial.  Proporcionando un buen entorno corporal, y con consejos sobre alimentación, cuidado y actividad, podemos intentar dar el mejor potencial posible para el crecimiento del niño.

Hay investigaciones científicas que avalan nuestra competencia en este campo: las de mayor calidad y con resultados muy bonitos son las que se han hecho a lo largo de varios años por varios equipos internacionales de osteópatas en las unidades de neonatología. Mostrando como gracias a su intervención en niños prematuros se reduce incluso el tiempo de ingreso de estos niños en las clínicas..

​El osteópata NO sustituye la visita al pediatra o al fisioterapeuta, es, tal y como recomienda la OMS una ayuda complementaria.

spanda-logo_positivo.png

Ana Casanovas Bermejo / Fisioterapeuta y Osteópata

Tel. (+34) 677 21 37 41

SELVA: Carrer de Sa Noblesa, 18.

PALMA: C/Bartomeu LLull, 3, 1o B.

MALLORCA